Variedades de Caña de Azúcar
Plagas que ataca la caña
Enfermedades de la caña
Programa de labores
Consulta de Reportes


PLAGAS QUE ATACA LA CAÑA

Bajo el nombre de Plagas de la caña de azúcar, se suelen designar aquellos insectos que atacan a la planta de caña, causándole algún daño.

Es interesante saber que en nuestra zona cañera del Estado Aragua, está bastante libre de insectos dañinos, esto debido al poco o uso o más bien el uso controlado que se ha venido haciendo de los insecticidas, ya que se trata de proteger a los controles biológicos.

Insectos que afectan la Caña de Azúcar de los Cañicultores del Estado Aragua.

Se mencionarán solo los insectos más importantes, por los daños económicos que causan:

El Taladrador de la caña. Este insecto atacaba prácticamente en todas las haciendas papeloneras del país, causando un daño que aún cuando no era cuantificado, si se apreciaba por la gran cantidad de tallos de caña que presentaban pequeñas perforaciones, si se les rajaba aparecía en su interior un gusanito blanco o de color crema. Cuando no estaba el causante de la cavidad o túnel, se podía apreciar el daño teñido de rojo o negro y con un jugo con sabor a aguardiente. Con la venida a Venezuela del Entomólogo ingles Dr. Harold H. Box. en una visita a la zona cañera del Estado Aragua, propuso a Don Alberto Vollmer, un plan para establecer el control biológico del taladrador, mediante la liberación de la mosca amazónica que es un Díptero cuyo nombre técnico es Lydella minense, cuya larva parasita y mata al taladrador de la caña, lo que se podía iniciar de una vez , en los cañamelares de la Hacienda Santa Teresa liberando unas cuantas moscas. Como una muestra para determinar el grado de infestación, se hicieron varios conteos de las perforaciones en las cañas de corte, y los resultados arrojaron que ± el 28% de las cañas de un año estaban perforadas. Como repuesta a esta proposición, la Directiva de la Fabrica de Azúcar resolvió instalar en la Hacienda Santa Teresa, un Laboratorio Entomológico para realizar un programa de control del perforador, que comprendió entre otra acciones: la importación de Trinidad y Brasil de un lote de moscas amazónicas, la reproducción y cría en laboratorio de las moscas, su liberación en todas las haciendas, los conteos de perforaciones y el grado de parasitismo con la mosca. Se invitó a una reunión a todos los cañicultores que vendían sus cañas a la Fábrica de Azúcar de la Hacienda Santa Teresa, a quienes se propuso el plan del control de la plaga y que solo los obligaba a dar facilidades para los conteos de infestación y liberación de las moscas en sus haciendas, que fue aceptado con satisfacción. Fue muy importante, un convenio de no usar insecticidas en sus siembras de caña por que podían matar las moscas amazónicas. Como encargado del Laboratorio se contrató al Entomólogo Sr. José Roque Morejón, especialista cubano, quién se encargó de hacer un plan de trabajo minucioso, que se continúa aplicando con mucho éxito.

Hay varias especies de taladradores, pero en la zona de Aragua solo se encuentran causando daño la Diatraea saccharalis y la Diatraea rosa y algunas veces se encuentra la Diatraea centrella. Estas son maripositas, del Orden de los Lepidopteros, familia Pyralididae, que pone sus huevos en el envés de las hojas, a los pocos días nacen las larvas que perforan los tallos de la cañas, y penetran haciendo túneles, ya que se alimentan de los tejidos de la caña, por lo que estas pierdan peso y baje el contenido de azúcar. Las cañas taladradas son atacadas por hongos (Physalospora y Ceratostomella) que son los que hacen que se fermenten los jugos y que aparezcan tejidos rojos y negros en el interior de la caña, que toman un sabor a alcohol.

La Mosca Amazónica. Bien sea por las que se reproducen libremente en el campo, o de las liberadas por el Laboratorio en los tablones de caña, han venido realizando un control de los taladradores que se puede llamar excelente, ya que en la mayoría de las Haciendas la infestación esta por debajo del 3%.

Últimamente se ha venido criando y liberando, un control del taladrador que hace un trabajo muy efectivo y que es una avispita Cotesia flavipes. Orden Hymenóptera , familia braconidas. Estas también parasitan las larvas de los taladradores.

Hoy en día quién se ocupa de los planes relativos al control de diferentes insectos y enfermedades de la caña, es Funda Caña. 

El Elasmopalpus spp. Es otro taladrador que solo ataca a la caña en sus primeros tres meses, causándole la muerte. Es difícil ver al adulto que causa el daño, pues apenas se toca la matica de caña, este se arroja al suelo escondiéndose. Aparece principalmente en verano, se controla fácilmente aplicando riegos a la caña. Algunos lo confunden con un taladrador de los antes nombrados, pero es otra especie.

El Coco Rinoceronte. Cuyo nombre técnico es Podischnus agenor de la familia Dynastidae, Orden Coleóptera. Es un insecto que lleva ese nombre por el parecido que tiene con un rinoceronte, por tener dos cuernos, es de color negro y grande ya que llega a medir cuando adulto hasta cuatro centímetros, las lavas miden hasta siete centímetros. Los adultos son los que causan el daño a la caña, pues la perforan en su interior dejándolas en forma de tubo, de ahí que por su aspecto con muchos huecos los cañicultores las llaman flautas. El daño que causan a la caña puede llegar a ser importante, pero generalmente no lo es, ya que las poblaciones de estos insectos nocturnos no son grandes, los tallos perforados se mueren pudiendo llegar hasta un 10 %. Se controlan a mano en las áreas de los tablones donde aparecen, recogiéndolos con trampas de luz y de los tallos perforados.

La Candelilla, o Meón. Antes solo atacaba en la zona cañera sur de Carabobo, pero de pocos años para acá, ha venido apareciendo en la zona cañera de Aragua, es el insecto que más daño causa en este y otros países que siembran caña. Tiene el cuerpo negro o marrón, con alas con rayas amarillo anaranjadas. Muchas clases de estas chicharritas saltonas atacan los pastos, pero la que daña la caña de azúcar es la Aeneolamia. Varia de la familia Nogodinidae Orden Hemíptera. El ciclo de vida es de más o menos dos meses y se inicia en la época húmeda del año, cuando los adultos se reproducen y depositan sus huevos superficialmente próximos a las cepas, de donde nacen las ninfas que se adhieren a las raíces superficiales y pueden llegar a enterrarse, de las que chupan la savia y segregan una espuma blanca que por su aspecto hace que se les llame Salivaso. Suben por los tallos formando espuma y chupando la savia, su actividad es nocturna, de día se esconden en la base de las hojas y en el cogollo, así hasta transformarse en adultos, que también chupan la savia, introduciendo ciertas encimas que infectan un sector en forma longitudinal, que a los pocos días muestran una clorosis y al poco tiempo quedan necróticas y así se secan las hojas y tallos, de amplios sectores, lo que hace que baje el contenido de azúcar y las toneladas de caña por hectárea. La caña parece que se hubiese quemado de ahí el nombre de Candelilla.

El control con insecticidas, para que sea efectivo debe iniciarse apenas se observa la aparición de espuma o saliva en las cepas, para romper el ciclo de vida, pero lo importante es notificarlo de una vez al Técnico de la zona para que en coordinación con el Departamento de Investigación, prepare un plan de control.

Lo más recomendable es aplicar un control biológico mediante la aspersión de una solución en agua que contenga en suspensión el hongo Metaryhizum anisopliae , que ataca a los adultos Se utilizan 300 Gr. por Hectárea.

El Salpingogaster nigra. De la familia Syrpbidae cuyas larvas se comen a las ninfas de la candelilla, que llegan a rebajar la población de candelilla, a tal punto que con buenas lluvias se puede evitar el uso de insecticidas.

El Salta Hoja Antillano. Cuyo nombre técnico es el Saccharosydne saccharivora, desde hace mucho tiempo en Aragua aparece este insecto en la época de verano, desapareciendo cada año con las lluvias. El insecto adulto es una chinche saltahojas de color verde mar, hasta verde pálido las hembras son de mayor tamaño y además segregan una sustancia cerosa blanca que le cubre el abdomen, las ninfas son similares pero no tienen alas. Los huevos los pone la hembra en una herida que le produce a las hojas, estos están protegidos por una sustancia cerosa. El ciclo de vida de estos insectos es de alrededor de 50 días. El desarrollo de esta plaga se favorece en verano con las aplicaciones de insecticidas, y con los incendios desordenados que matan a los controles naturales.

El verdadero daño de esta plaga no está en la savia que succionan, sino en la aparición en la caña de lo que se conoce como la "fumagina" o moho negro, causada por un hongo que se desarrolla sobre una sustancia azucarada, que segregan las ninfas y los adultos. Como la sustancia cae sobre las hojas inferiores de la planta, el hongo se propaga en toda la superficie impidiendo las funciones naturales de la hojas, impresiona el aspecto feo que toman las cañas. Como no se han podido medir las bajas de las producciones, lo recomendable es no aplicar insecticidas, ya que las consecuencias que se ocasionan pueden ser peor, al matar los controles biológicos, que protegen contra otras plagas.